Argán: más que un aceite

Hoy en día son muy conocidos los usos cosméticos del apreciado Aceite de Argán. Ya se han encargado las grandes industrias del sector de hacer marketing para vender sus “productos milagro” que, entre nosotras os diré, su porcentaje de aceite de argán en sus formulaciones deja mucho que desear.

Pero, ¿realmente sabemos qué significa el cultivo, recolección y proceso de este fruto para las mujeres de la región de Essaouira?

A punto de la extinción

Aunque el aceite de argán se ha utilizado siempre en la cultura bereber, en los años 90 el cuidado y recolección de este fruto ya no se realizaba. Nadie compraba el aceite y los árboles se talaban para hacer leña.

Pero en 1998 la UNESCO se movió para proteger este árbol (Argania Spinosa), uno de los más antiguos del planeta. Y para evitar la deforestación convirtió dicha zona geográfica en Reserva Natural de la Biosfera.

Gracias a esa decisión empezaron a nacer las primeras cooperativas de mujeres que trabajaban el aceite de argán con el objetivo de sumar esfuerzos, aumentar la producción y facilitar su venta a todos los canales de mercado. Formar parte de una de las cooperativas le otorga a esta mujer trabajadora condiciones de trabajo estipuladas en contratos de Comercio Justo, ofreciéndole una independencia económica que, en la mayoría de los casos, usan para fines propios, escolarización de sus hij@s e invirtiendo en su propio aprendizaje.

¿Qué debo tener en cuenta al comprar aceite de argán?

  • Si tenéis que comprar aceite de argán es muy importante tener en cuenta que sea de cultivo ecológico, de comercio justo y primera presión en frío (fruto sin tostar).
  • Un argán barato… Desconfía.
  • Un argán blanquecino y envasado en botes claros… Desconfía
  • Un argán demasiado perfumado… ¡Va a ser que no!
  • El mejor consejo: ¡Mira bien la etiqueta!

¿Sabías que para obtener 1 litro de aceite de argán se necesitan entre 30-50kg de frutos? Se recolectan del suelo una vez han caído del árbol, momento en el que el fruto se encuenra en óptima madurez y ofrecerá mayores beneficios.

Usos cosméticos del aceite de argán

El aceite de argán contiene 3 veces más vitamina E que el aceite de oliva. De ahí que su composición sea muy interesante:

  • Omega 9 ácido oleico
  • Omega 6 ácido linoleico
  • Vitamina E.

Gracias a su alto contenido en vitamina E, cuenta con una gran resistencia al proceso de oxidación. Por lo tanto, es un excelente aceite para suavizar los efectos que causan los radicales libres en nuestra piel.

Si quieres usarlo para darle brillo y flexibilidad a tu cabello…
Úsalo antes de la ducha, aplícatelo como una mascarilla y después lo retiras. No es un aceite seco pero se absorbe muy rápido.

Para activar el crecimiento del cabello…

Mézclalo con aceite de ricino a partes iguales. Añádele aceite esencial de romero (20 gotas por cada 100 ml de argán) para disfrutar de propiedades tónicas circulatorias.
Aplica esta mezcla sobre el cuero cabelludo, déjalo actuar una hora y retíralo. Repetir un par de veces a la semana.

Para uso corporal, directamente en la piel o mezclándolo con otro aceite…

Una mezcla muy agradable es mezclarlo con manteca de Karité pura y sin refinar. Esta mezcla es ideal para personas con la piel muy seca y desvitalizada.

Para un uso facial, claramente un aceite anti-edad…

Sólo unas gotitas, cuando prefieras, mediante un buen masaje hasta su total absorción.
Si le añades un par de gotas de aceite esencial de verbena exótica tendrás un potente regenerador cutáneo.

Si quieres elaborar un aceite para blanquear las manchitas de la piel…

Añade un par de gotas de aceite de naranja dulce y aplícalo al atardecer o por la noche. Nunca durante el día: recuerda que los aceites cítricos son fotosensibles.

Para elaborar un aceite relajante…

Siempre con la proporción de 20 gotas de aceite esencial por cada 100ml de aceite vegetal, podemos hacer la siguiente mezcla:

  • aceite argán
  • aceite almendras
  • aceite esencial de lavanda
  • aceite esencial de mejorana
  • aceite esencial de naranja

¡Atrévete y formula tus propias mezclas! Pero asegúrate de utilizar siempre materias primas de calidad.